MALESTAR PSICOLOGICO

Hay muchas maneras de sufrir un malestar psicológico, desde formas leves de ansiedad y estrés a la paralización del cuerpo por un ataque de pánico o la incapacidad de levantarse de la cama por una fuerte depresión. Si dejamos de lado  las causas atribuibles a lo que puede ser un descompenso orgánico o endógeno (bajo niveles de glucosa, alteraciones de neurotransmisores, descompenso biológico, etc.) la mayor parte de nuestro malestar psicológico está relacionado en cómo nos relacionamos con los eventos de la vida que vivimos.

Viernes, 17 de noviembre de 2028

La relación que instauramos con la realidad, la manera de interpretar las cosas que suceden , los patrones mentales que nos acompañan desde la infancia , el dominio de los pensamientos negativos  en nuestras vidas nos puede  llevar con facilidad a acusar niveles crecientes de malestar psicológico que si no sabemos cómo contrastarlos pueden llevarnos a formas patológicas de estrés, ansiedad y depresión. No puede ser más actual la famosa frase del filósofo existencialista  Sartre ; “ el hombre es lo que hace con lo que los otros hicieron de él”

 Sabemos que la velocidad creciente del ritmo de vida de nuestras sociedades no nos ayuda para nada en alejarnos de este estado de cosas.  Cada uno de nosotros cada mañana es expulsado en la realidad a hacer siempre más cosas y con mucho menor tiempo. Nuestros hogares llenos de gadget electrónicos están siempre conectados al ritmo de la civilización mientras que no tenemos tiempo para hablar o jugar con nuestros hijos. Hoy en algunas casas es más importante la velocidad de conexión que una simple comida en familia. Esta situación es muy peligrosa ya que si no tomamos consciencia de ello y hacemos algo seremos arrollados por la actualidad.

Pero las causas del malestar psicológico no derivan solo de  un  equivocado modus vivendi dentro de una sociedad acelerada donde solo sabemos “hacer” y nadie nos ha enseñado a “ser”, sino también de cómo algunos eventos de la vida (divorcios, pérdidas del trabajo, luto por un familiar, relaciones, problemas financieros, enfermedades, etc. ) o del trabajo (inseguridad, identidad , estatus, horarios, etc. ) son percibidos por nosotros  y como esta percepción toma forma en nuestra mente y lo que esta puede hacer en forma de  pensamientos con nosotros.  La neurobiología nos evidencia con detalle las enfermedades cardiovasculares, digestivas y respiratorias que pueden manifestarse en no saber contrastar los pensamientos detonantes del estrés y la ansiedad.

Para contrastar el malestar psicológico tenemos que realmente autoconquistarnos. Autoconquistarse hoy es posible gracias a las estrategias de afrontamiento con un profundo arraigo en el hombre. La siempre mayor cercanía entre la antigua sapiencia oriental del budismo y los avances de la neurociencias están abriendo un espacio de formación y entrenamiento de la mente que pone en evidencia que actuando sobre la plasticidad del cerebro a través de la atención  es posible  salir de tu mente y volver a apoderarte de tu vida .